Diez kilómetros de nostalgia en la marcha de bicicletas antiguas

Algunos de los participantes en el recorrido desde la Torre de Hércules | pedro puig
|

La Semana Europea de la Movilidad ofrece una amplia variedad de actividades en la ciudad. Ayer fue el turno de la marcha de bicicletas antiguas, que partió a las 12.00 desde el entorno de la Torre y llegó a las 14.30 horas a San Roque.

Este recorrido, que celebró su segunda edición, estuvo organizado por la asociación Mobi-liza, en colaboración con el Ayuntamiento de A Coruña. Atuendos de época, vehículos que ya no se encuentran en el recuerdo de las nuevas generaciones y mucha ilusión fueron los protagonistas de esta marcha, a la que asistieron decenas de personas.

A lo largo del paseo, de diez kilómetros de longitud, los participantes acapararon las miradas allá por donde pasaban. El único requisito para apuntarse era que el vehículos fuese anterior al año 1995, además de pagar un coste de dos euros.

La organización recomendaba vestir indumentaria acorde a la época y al tipo de bicicleta con la que se participe, siendo válidos modelos de carretera, paseo, cicloturismo, bicicross o mountain bike, entre otras. Y así lo hicieron. Desde la Torre hasta San Roque, el nivel de dificultad de la marcha fue bajo, ya que casi no había desniveles en el camino.



La jornada


Media hora antes de las 12.00 las personas apuntadas recogieron sus dorsales en la escultura de Breogán. Antes de finalizar la jornada, a las 15.30 horas, la organización llevó a cabo un sorteo de premios y también hubo tiempo para detenerse y disfrutar de la hora del picnic.

Por la tarde se ofrecieron talleres de reparación y ergonomía en bicicleta y VMP en el Obelisco. Además, allí se llevó a cabo un circuito ciclista de la DGT y el EcoRallye de vehículos ecológicos salió de O Parrote a las cinco menos diez de la tarde.

Con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, la alcaldesa presentó el programa esta misma semana en el Obelisco. Allí apostó, una vez más, por el peatón en detrimento de los coches. “Después de décadas en las que en A Coruña se planificaron rondas que tenían como finalidad priorizar la movilidad rodada y el vehículo privado, apostamos por la quinta ronda que será peatonal”, apuntó. Una ronda de 3,5 kilómetros con espacios integradores para los ciudadanos. 

Diez kilómetros de nostalgia en la marcha de bicicletas antiguas