El Gobierno espera una reflexión de las nucleares ante su amenaza de cierre

|

La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, aseguró ayer que el Gobierno espera una “reflexión” por parte del sector de la industria nuclear tras su rechazo al proyecto de ley sobre la retribución del dióxido de carbono y al Real Decreto-Ley para reducir el precio de la luz.


“Estamos muy atentos a de qué manera tenemos que responder. Vamos a garantizar el suministro a todos los españoles”, aseveró a los periodistas antes de visitar las obras de peatonalización de la Plaza de la Reina de Valencia.


El martes, el Foro de la Industria Nuclear Española mostró su rechazo a la norma aprobada en el Consejo de Ministros y advirtió que su aplicación podría derivar en “el cese de la actividad de todo el parque nuclear”, tras lo que la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, pidió prudencia a las centrales y que no reaccionen “en caliente”.


En esta línea, la secretaria de Estado destacó las medidas para reducir la factura de la luz como un plan de choque e invitó a las nucleares a que “vean en qué consiste”. Este paquete normativo, a su juicio, supone una apuesta para conseguir la transición energética y que “el ciudadano perciba los beneficios no con altos costes de la energía, sino apostando por la electrificación”.


“Nuestro parque es necesario en este momento, el nuclear y el renovable”, insistió la representante del Ministerio, para quien se abre un momento de reflexión ante una propuesta “totalmente acorde” con el objetivo de avanzar en la transición energética.


Además, Ribera dijo que la rentabilidad para las eléctricas “está fuera de cuestión” pese a las medidas que ha adoptado el Gobierno para frenar el impacto de la subida de la luz, y añadió que “otra cosa es que hubieran preferido que esto les pasara de lado”.


Por su parte, CCOO de Industria consideró inaceptable la advertencia de las patronales eléctricas de que adelantarán el cierre de las centrales nucleares si el Gobierno aprueba el proyecto de ley y pidió al Ejecutivo que “no ceda al chantaje”.


Mientras, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aseguró que con las medidas adoptadas para bajar la factura de la luz el Gobierno está reduciendo los “groseros beneficios que tienen algunas empresas”, mientras el PP está “del lado de los que están generando en este momento ruido”.


Por su parte, el diputado popular Guillermo Mariscal lamentó que el plan de choque del Gobierno para contener los recibos de la luz y del gas no afecten a los Presupuestos Generales del Estado en un “solo euro” y pidió a la vicepresidenta tercera y Ministra la Transición, Teresa Ribera, que se plantee dimitir. 

El Gobierno espera una reflexión de las nucleares ante su amenaza de cierre