El Gobierno y la Generalitat trabajarán “discretamente” en reuniones periódicas

Pere Aragones y Pedro Sánchez posan en el Palau de la Generalitat junto los ministros y consellers que participaron en la mesa de diálogo | quique garcía (efe)
|

Los representantes del Gobierno y de la Generalitat en la mesa de diálogo sobre Cataluña que se reiniciaron hoy acordaron trabajar a partir de ahora de forma discreta y en encuentros periódicos.

Así consta en los comunicados emitidos por ambas partes al término de esta reunión que se celebró después de la que mantuvieron en el Palau de la Generalitat el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el presidente del Govern, Pere Aragonés.

Hay coincidencia en que las posiciones están alejadas y algunos párrafos de los comunicados lo demuestran, pero también en la disposición al diálogo para intentar llegar a acuerdos.

El Gobierno fía principalmente esa esperanza a que se avance en la denominada “Agenda del Reencuentro”, un docu mento que elaboró con 44 de las 45 demandas que recopiló de los presidentes de la Generalitat.

La que queda fuera es la apuesta por la autodeterminación y la celebración de un referéndum.

Si Sánchez entregó una copia de esa agenda a Aragonés, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, coordinador de la delegación del Ejecutivo central, se la dió en mano también a los representantes de la Generalitat.



Autodeterminación


Por su parte, el Govern destacó en su comunicado que su delegación, formada por los consellers Laura Vilagrá y Roger Torrent, trasladó su apuesta por “la amnistía y la autodeterminación” para resolver el “conflicto político”.

Pese a las “posturas alejadas” entre las dos delegaciones, la Generalitat celebró el tono “constructivo” del encuentro, que en su opinión fue “operativo” para empezar a trabajar en pos de un acuerdo entre ambas partes.

En este sentido, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, reclamó “tiempo y perseverancia”, sin marcarse “plazos” concretos, para ir obteniendo “resultados”.

El president compareció en la Galería Gótica del Palau de la Generalitat tras reunirse con Sánchez, después de que un trabajador retirara la bandera española que había junto a la senyera en la intervención previa del presidente español.

Aragonés admitió que las posiciones de partida entre el Gobierno y la Generalitat son “muy distantes”, pero espera ir avanzando gracias a la mesa de diálogo, que aún se estaba reuniendo mientras el president hablaba.

Aragonés desvinculó la mesa de diálogo con el Gobierno central del debate sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE), aunque señaló que “todo ayuda”.

En un sentido similar se pronunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien explicó que en su reunión con Aragonés, constató que sus posiciones políticas están muy alejadas y son “radicalmente distintas” por lo que ambos se comprometieron a dialogar “sin plazos”.

De este modo, la jornada de este miércoles dejó un único acuerdo entre los dos Gobiernos –el de la Generalitat, representado únicamente por ERC, tras la exclusión de Junts–: el de seguir negociando “sin prisa, sin pausa y sin plazos”.

Mientras, la movilización convocada por la CUP y otras organizaciones de la izquierda independentista en contra de la mesa de diálogo reunió hoy a solo a una cincuentena de personas cerca de la plaza Sant Jaume de Barcelona. 

El Gobierno y la Generalitat trabajarán “discretamente” en reuniones periódicas