Una resolución que llega muy tarde y que lo enreda todo más

|

La Justicia, en este país, es más lenta que el ferrobús que une A Coruña con Ferrol. Partiendo de esa base, la alegría que puede producir el hecho de que el Supremo considere que la decisión de la Xunta de que los locales de hostelería pidieran el certificado de vacunación a sus clientes, llega tarde. Muy tarde. Tanto que la propia Xunta y el sector ya pactaron un nuevo protocolo en el que se obvia la petición de ese certificado pero que, en el fondo, logra el mismo objetivo: dar una cierta estabilidad a un sector muy golpeado por la pandemia. Y, ahora, ya hay profesionales que creen que es mucho mejor volver a aquello del pasaporte covid mientras que otros no quieren seguir dándole vueltas al asunto y optan por quedarse como están desde ayer mismo, cuando entraron en vigor las nuevas normativas. FOTO: interior de un bar | aec

Una resolución que llega muy tarde y que lo enreda todo más