En Inglaterra ya no se respetan los secretos ni a la monarquía

|

Qué desagradable debe de ser encontrarte en la prensa con el protocolo que se seguirá cuando te mueras. Siendo reina de Inglaterra es de suponer que Isabel II está al tanto de los pormenores del programa de diez días que seguirá a su fallecimiento, pero una filtración así, a sus noventa y cinco años y poco después de haberse quedado viuda, parece malintencionada. En Buckingham Palace ha sentado tan mal que ya ha comenzado la búsqueda del responsable de la indiscreción. No solo por su mal gusto, que podría ser motivo suficiente para un despido fulminante, sino por las implicaciones en materia de seguridad. Parece que a Boris Johnson, que precisamente pasa este fin de semana con la reina en Balmoral –curiosa coincidencia– le va a tocar dar explicaciones. FOTO: Isabel II | efe

En Inglaterra ya no se respetan los secretos ni a la monarquía