Un vistazo al pasado romano a través de sus juegos

Mayores y pequeños disfrutaron por igual de la jornada más romana del año | Quintana
|

Un virus contemporáneo ha impedido a los gladiadores de la antigua Roma saltar a la arena, pero no ha podido con las ganas de la asociación Gallaecia Viva de conmemorar el día de la Romanidad, celebrado ayer en A Coruña y en otras urbes con pasado romano.

La situación sanitaria no ha permitido el despliegue que se hizo en años anteriores, con campamentos, representaciones e incluso degustaciones de comida tradicional de la época, además de los llamativos combates de gladiadores.

No obstante, la entidad ha querido celebrar de otro modo esta cita, proponiendo un recorrido por los juegos característicos de la época romana, que a muchos le podrán sonar, ya que no son pocos los juegos actuales que beben de esta fuente.

“Facer algo con cerimonias, ou incluso combates, era complicado polos criterios sanitarios”, explicaba el presidente de Gallaecia Viva, Adrián Rodríguez, que añadía que “optamos por unha cousa que nos permita controlar máis o aforo e que, ao mesmo tempo, sexa interesante e curioso de ver”, por lo que se decidieron por proponer “unha serie de xogos, documentados, da antigüedade. Son xogos romanos, gregos e exipcios e, dalgunha maneira, se ve que a evolución destes xogos, de toda a vida, desde fai 2.000 anos a agora é practicamente mínima”.

Se ubicaron en el entorno del elemento romano más característico de la ciudad, la Torre de Hércules, a donde acudieron niños, y no tan niños, para disfrutar la cuidada y documentada selección de juegos que propuso Gallaecia Viva, en una actividad coordinada por el profesor de Latín y Griego Fernando Lillo.


Propuestas


La mayoría de las propuestas no solo eran sencillas de jugar, sino también de “replicar”, tal y como proponía ayer Rodríguez, ya que los más pequeños podrían crear tras la sesión sus propios juegos romanos en casa.

Las similitudes con algunos juegos actuales eran claras en muchas de las propuestas. Era el caso de la “Orca (vasija)”, que según explicaba Rodríguez, “trataba de coller unha peza: unha taba, un óso; e tratar de metelo dentro” desde la distancia, algo que, a simple vista, recuerda al juego de la rana, su “evolución clarísima”.

Las diferentes variantes del “tres en raya”, desde el tradicional al circular; así como canicas, de las que nacieron juegos diferentes; o el “latrunculi”, una suerte de ajedrez, fueron algunos de los juegos que pudieron probar quienes se acercaron.

También estaba presente el “juego de Augusto”, uno de los más auténticos y documentados; así como la “turrícula”, un elemento que permite tirar los dados sin predeterminar el resultado, algo que “parece incrible que non esté en ningún casino”, bromeaba Rodríguez”. 

Un vistazo al pasado romano a través de sus juegos