A Coruña todavía no quiere guerras

|

Gonzalo Caballero lanzó el guante de la cordialidad y el consenso y acto seguido cedió a todas las pretensiones de su tío Abel para conseguir una lista única de compromisarios en Pontevedra. Y lo logró. Y, ahora le toca mover ficha a Valentín González Formoso, presidente de la Diputación coruñesa que, como no podía ser menos, se muestra más que encantado de negociar una lista única para ese congreso federal. A Coruña puede que no sea un problema, pero está claro que tanto en Lugo como en Ourense no va a resultar nada fácil que los socialistas ofrezcan imagen de unidad. FOTO: González Formoso | aec

A Coruña todavía no quiere guerras