Las repatriaciones tendrán un precio

|

Poco a poco se les va cayendo la máscara a los talibán (si es que alguien, en algún momento, se creyó lo de su moderación y mano tendida a Occidente) y ya se van conociendo las condiciones que ponen a los países para que puedan sacar a sus colaboradores del país. Para ellos, esas personas no son más que mercancía y como tal la venden. Exigen dinero a cambio de consentir las repatriaciones y, sobre todo, que los gobiernos que pretendan hacer esas operaciones de sacar a esas personas, reconozcan la legitimidad internacional del nuevo gobierno. La Unión Europea ve difícil lo del reconocimiento, no tanto lo de que vuelvan a fluir los fondos para proyectos de cooperación. Eso sí, exigen que el control del dinero esté en manos, por lo menos, de las ONG que estén sobre el terreno, algo que los talibanes no parecen dispuestos a aceptar. Las negociaciones todavía están muy verdes. FOTO: soldados talibán celebrando su victoria | efe

Las repatriaciones tendrán un precio