La Feria del Libro Antiguo dice adiós con sensación de “cierta mejoría”

El puesto de la Librería Arenas en la feria | pedro puig
|

La XXII Feria del Libro Antiguo y de Ocasión se clausuró ayer tras tomar el relevo de la Feria del Libro tradicional y sus participantes reconocen “cierta mejoría” con respecto al verano anterior.

“Es cierto que 2020 fue un año tan malo que no era muy difícil mejorarlo. Aún así, estos últimos días ha bajado mucho la cosa, se nota que es fin de mes”, apuntaban desde Librería Hamburgo, de Valencia.


Un total de 17 tiendas de toda España se citaron en Méndez Núñez para esta XXII edición de la feria 



Las 17 casetas que se dispusieron en Méndez Núñez ofrecían todo tipo de libros de colección, desde novelas, manuales y cómics, hasta objetos singulares como miniaturas. La novela histórica fue una de las grandes triunfadoras, apuntan varios libreros, mientras que otros aseguran que “el precio y tener buenas ofertas” es lo que decanta la balanza de las compras.

La Librería Arenas de A Coruña, que no estuvo presente en anteriores ediciones de esta feria de ocasión, se muestra satisfecha con la afluencia de gente, a pesar de no poder hacer una comparativa con respecto a otros años. En lo que coinciden la mayor parte de los puestos es que los primeros días del evento se notó mayor número de visitas, bajando después cada día.


Algunos se han abierto al mercado digital con la pandemia: “Hay que adaptarse a los tiempos”, apuntan 



A Tobeira llegaba por segunda vez a este mercado y también notó “máis movemento que o ano pasado”. “Vendimos algo máis e preguntaron bastante por Pardo Bazán, aínda que iso non é unha novidade”, apuntan, al tiempo que afirman que repetirán en esta feria el verano de 2022.


Puestos


Fiandón, Madrid Books, Al Tossal, Cajón Desastre, Asilo del Libro, Libros Parientes, Librería Hamburgo, Uka-Chaka, Librería Becqer, Equilibrio Humano, Maxtor, Rosa Sardá, Quin, A Tobeira, y Arenas fueron los 17 negocios que se dieron cita en esta edición de la feria. Los libreros también notaron los cambios con respecto al calendario de ferias en Galicia. “Normalmente se hacía antes A Coruña y luego Lugo, pero este año ha ido Lugo antes, con lo cual ya llegas aquí con menos cosas de las que se supone que son más vendibles”, explica el librero de Hamburgo.

Desde Madrid Books señalan que han tenido mucha demanda de libros en inglés y añaden que la pandemia les ha llevado a abrir “otra línea de negocio” en el mercado digital. “Estamos en Todocolección y en Amazon. Hay que adaptarse”, dicen. 

La Feria del Libro Antiguo dice adiós con sensación de “cierta mejoría”