El virus no es un arma biológica, pero queda mucho por descubrir

Investigadores de la OMS, en Wuhan | efe
|

Estados Unidos le resta responsabilidad a China en el origen de la pandemia de coronavirus, pero poca. Los informes de las agencias de inteligencia norteamericanas descartan que el bicho se crease como un arma biológica, cosa que nos tranquiliza sobremanera, pero mantienen sus sospechas sobre el fallo de laboratorio que diese como resultado la propagación. Así que tampoco es que hayamos avanzado mucho. Los estadounidenses siguen casi convencidos de que los chinos tienen mucho que explicar y estos se defienden atacando, precisamente, a quienes los acusan. Y así podemos seguir por los siglos de los siglos. A falta de la verdad, esperemos que las diferencias entre los países no acaben en conflicto de consecuencias mundiales.

El virus no es un arma biológica, pero queda mucho por descubrir