¿Y la seguridad que prometieron?

Talibanes vigilan el aeropuerto de Kabul | efe
|

Pues va a resultar que igual los talibanes no son tan capaces de proporcionar seguridad a Afganistán como decían. Por más que se jactaron de haber llevado la tranquilidad a territorios antes amenazados y se cansaron de repetir que no permitirían que su país se utilizase como base terrorista, lo sucedido en el aeropuerto de Kabul, con la rama afgana de Estado Islámico como ejecutora, deja muchas dudas sobre la capacidad del futuro gobierno para medirse a un enemigo que tiene en jaque al país más poderoso del mundo. Que, antes de retirarse del todo de suelo afgano, ha querido dejar claro que no se amedrentará ante los yihadistas y ha respondido acabando con la vida de dos supuestos miembros de alto rango de la organización terrorista. Esta historia nos suena demasiado y sabemos que no acaba bien. Da igual quién ordene el ataque desde la Casa Blanca y quién intente liderar Afganistán. Todo son bombardeos, amenazas, venganzas y víctimas. Muchas víctimas que no quieren saber nada de guerras. Por el bien de todos, esperemos que este haya sido el último atentado en feudo talibán. Que bastante tienen los afganos con sufrirlos a ellos.

¿Y la seguridad que prometieron?