Cuestión de cabezonería

Mbappé, Messi y Neymar | efe
|

En ese mundo paralelo que es el futbolístico hay cosas que parece que solo se explican en clave de cabezonería. Lo del Madrid y el PSG con Mbappé, por ejemplo. Uno que se empeña en comprarlo por una millonada cuatro meses antes de poder llevárselo sin dejar un duro en París y otro que se empeña en evitar la venta por darse el gusto de decirle ‘no’ al club blanco y disfrutar de su delantera soñada –Mbappé, Messi y Neymar– algo más que una jornada liguera. El gran presidente castizo contra el jeque catarí. Al final, el jugador es casi lo de menos, esto es una cuestión de poder.

Cuestión de cabezonería