La administración judicial de Alu Ibérica cierra temporalmente la empresa

Una de las protestas de los empleados ante la fábrica | pedro puig
|

El administrador judicial de Alu Ibérica, Ramón Juega Cuesta declaró ayer el cese temporal de toda la actividad en la empresa, concediendo licencias retribuidas a la plantilla, según informó el comité de empresa coruñés.


Los trabajadores aseguraban que recibieron en la tarde de la jornada de ayer la noticia sobre el cierre temporal de la planta alumínica.


Desde el comité indican que se debe a “la falta de actividad” y “la incertidumbre sobre el estado exacto de liquidez disponible”, así como a los “graves problemas” que esto supone para mantener “en estado óptimo las condiciones de salud y seguridad de las trabajadoras y trabajadores”.


Será la segunda vez en casi 60 años que se para la actividad de la factoría, siendo la anterior bastante reciente y a causa de la situación de la pandemia de coronavirus el pasado 2020.


Precisamente hoy se cumple un mes del nombramiento de Juega como administrador de las diferentes sociedades de Alu Ibérica. Hace diez días le trasladaba a la plantilla de la planta avilesina que trataría de minimizar el impacto de la inactividad.


El trabajo de Juega, tal y como se reconoció en ese momento, es a “marchas forzadas”, y entre los cometidos está la reconstrucción de la contabilidad, ya que la más reciente era de hace tres años.


Los trabajadores llevan cerca de un año alertando de la situación preocupante que se estaba viviendo en ambas plantas. Ahora, la planta coruñesa tendrá que cerrar temporalmente.

La administración judicial de Alu Ibérica cierra temporalmente la empresa