Los casos de vehículos abandonados se duplicaron durante el año pasado

El depósito municipal de O Martinete, donde la grúa municipal lleva los vehículos que retira | pedro puig
|

Uno de los efectos más patentes de la pandemia fue la restricción a la movilidad, que incluso a día de hoy no se ha recuperado, incluso durante los momentos más intentos de la operación salida. En lo peor de la pandemia, e incluso después del confinamiento, las medidas que se tomaron, así como la crisis económica, conllevó que los coruñeses descuidaran sus automóviles y los gastos que conllevan, como el de seguro obligatorio o pasar la ITV: el resultado fue que se dispararon todas estas infracciones durante 2020. En total, se realzaron 528 actuaciones por vehículos abandonados. Es decir, que se duplicó con respecto a 2018.


La referencia de 2018 se debe a que de 2019 no se publicaron estadísticas completas. En cambio, de 2018 se contabilizaron 299. Los policías locales consultados señalan que es un fenómeno similar al que tuvo lugar en lo peor de la crisis económica, solo que se dio de una forma mucho más rápida y exagerada.

La gran mayoría se dieron a partir de septiembre del año pasado, después de que hubiera pasado el confinamiento (que supuso también la paralización de gran parte de la actividad policial) y para entonces se requirió a 49 propietarios a más de cien propietarios que retiraran sus vehículos, cosa que hizo la mitad voluntariamente. Por otro lado, la sección de Medio Ambiente, la Patrulla Verde, aumentó el número de agentes dedicados a la función de controlar coches abandonados, incluidos los que llevaban largo tiempo en el depósito municipal de O Martinete, lo que también explica el incremento.


Pero también se realizaron los controles, lo que explica en parte por qué se detectaron más de un millar de casos (1.015) de coches circulando sin la ITV, lo que supone el 20% de las denuncias que se agrupan bajo el epígrafe de prevención de accidentes. En cuanto a carecer de seguro obligatorio, durante el año pasado la Policía Local descubrió en 432 ocasiones a un individuo circulando sin el seguro obligatorio, lo cual es una cifra considerable si tenemos en cuenta que el año anterior había sido solo de 397, lo que supone un incremento de entorno al 10%.

Los casos de vehículos abandonados se duplicaron durante el año pasado