Las vacaciones son cosa de burgueses

Sánchez Gordillo | aec
|

Hay trabajadores que tienen mucha caradura. No solo pretenden cobrar un sueldo si no que, además, aspiran a poder cogerse vacaciones, cuando todo el mundo sabe que eso “es de burgueses”. Es normal que el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, haya decidido poner a esa mujer de patitas en la calle por semejante comportamiento capitalista. La mujer, empleada de servicio de ayuda a domicilio, llevaba trece años sin disfrutar de su descanso anual y parece que eso ya le pareció suficiente. A ella, porque está claro que al comunista alcalde de Marinaleda no.

Las vacaciones son cosa de burgueses