Los que se aprovechan del Camino

Peregrinos en Santiago | aec
|

La Xunta ha decidido ampliar el aforo de los albergues de peregrinos hasta el 50%. Por motivos de la pandemia, la ocupación máxima era del 30%, pero eso, unido al cierre de algunos establecimientos por la crisis y el gran número de visitantes que se han decidido a hacer el Camino, había provocado que en algunos municipios de la ruta, los peregrinos tuvieran que dormir en la calle. El éxito del Camino es evidente y que es uno de los principales tractores económicos para algunos ayuntamientos también. Pero, tal vez por ello, las polémicas no cesan. Hasta ahora se había visto a algunos caraduras que movían las señales para que los caminantes se acercaran a su establecimiento. Se sabía de alcaldes que buscaban desesperados alguna ruta que pasara cerca para intentar aprovecharse del tirón y, ahora, los estudiosos se enzarzan en acalorados debates intentando establecer cuáles son las rutas tradicionales y cuáles no. Dice quien lo hace, que el Camino es una experiencia interior. Un acto de propio conocimiento y reflexión. El problema es que parece que algunos quieren convertirlo en un filón y, para ello, parecen dispuestos a todo. 

Los que se aprovechan del Camino