Una notificación de película

|

Visualicen esa imagen tan de película de un mensajero de un bufete de abogados asaltando por sorpresa a alguien para entregarle una notificación judicial. Pues ahora imagínense cómo se complica el encargo cuando quien debe recibir la denuncia es el príncipe Andrés de Inglaterra. No hay disfraz que valga para acercarse a él. Tan difícil está la cosa, que los abogados de la mujer que le acusa de abuso sexual se plantearon hacerle una emboscada durante uno de sus habituales paseos a caballo junto a su madre en el Castillo de Windsor para darle el documento. Ya sabemos de uno que no vuelve a salir de casa. FOTO: El príncipe Andrés | efe

Una notificación de película