De la viruela al covid-19: 220 años de la primera vacuna coruñesa

Los juzgados de Betanzos, anteriormente el Hospital de San Antonio de Padua en el que trabajó Posse Roybanes | Pedro puig
|

En estos últimos meses vivimos inmersos en una campaña global de vacunación nunca antes vista con el fin de frenar un virus, el del covid-19, que ha supuesto un antes y un después en la vida tal y como la conocíamos.

Pero no es la primera vez que la humanidad se enfrenta a una enfermedad que amenaza, y cumple la misma en muchas ocasiones, con diezmar a la población.

Hace algo más de dos siglos que la sociedad tuvo que luchar contra la viruela y, precisamente un día como hoy, un 16 de agosto de 1801, se habría producido la primera vacunación conocida en la ciudad de A Coruña, en plena lucha contra esa enfermedad. El autor, fue el médico, natural de Betanzos, Antonio Posse Roybanes, quien habría aplicado la cura a su propio nieto.


Tras ver inviable el uso mayoritario de las salas de vacunaciones, Posse creó una guía de buenas prácticas para la dispersión de la vacuna por todos los pueblos 




Las referencias que se guardan al respecto la sitúan en ese año, aunque alguna referiría ese día como el de la contraprueba, ya que la cura se la habría aplicado un año antes. No obstante, son 220 años los que distan esa primera vacuna de la actual campaña a nivel mundial.

Fue el doctor Carlos M. Fernández Fernández quien recogió, en un par de artículos científicos, buena parte de lo conocido sobre la figura del médico brigantino y de su participación de esa primera vacuna en A Coruña y en la difusión de la misma. Lo respectivo a la vacuna lo referenciaba en “La lucha contra la viruela y el primer plan de vacunación de Galicia”, publicado en el Anuario Brigantino.



Difusión


Por tanto, la primera vacunación documentada es la que Posse realizaría a su nieto, a pesar de que existen dudas sobre si ya con anterioridad estaría difundiendo su conocimiento y la propia cura, algo sustanciado, entre otros aspectos, en su relación con Balmis.

Pero la difusión de la vacuna por parte del médico brigantino no se ciñó solo a ser el pionero en la ciudad, y por ende en Galicia, sino que jugó también un papel importante en la trasmisión de sus conocimientos y de la cura por el territorio gallego.


El facultativo tuvo que luchar contra las calumnias vertidas contra él por esta cura, aunque lograría el apoyo institucional, con el fin de tratar de acabar con
la enfermedad 


Ya en 1805 crea un reglamento para la recién instalada “sala de vacunación” en el Hospital de la Caridad, en A Coruña, mientras que, un año después, redacta un plan para la propagación de la vacuna por los pueblos.

El principal problema de las salas de vacunación era, entre otros, el coste que suponían, por lo que Posse Roybanes se decidió a proponer la vacunación en cualquier lugar, disponiendo de todos los recursos materiales y una guía de buenas prácticas, para que sus colegas de profesión pudieran adquirir el conocimiento y saber como preservar y utilizar el material sanitario, así como las hilas de la vacuna o las costras.



Polémica


Hoy en día, a pesar del exceso informativo, existen dudas contra planes de vacunación como el del covid. Posse, hace dos siglos, no estuvo exento de críticas tampoco, ya que tuvo que combatir las contestaciones y calumnias vertidas contra él, a pesar de que encontró el apoyo institucional suficiente para proseguir la difusión.

Otro paralelismo es la documentación de los efectos secundarios que provocaba la vacuna en sus primeros momentos de difusión, como el acaloramiento o el vómito fácil.



Posse Roybanes


Antonio Posse Roybanes, tras cursar sus estudios en Santiago, se trasladó a A Coruña, donde ofrecería sus servicios en instituciones como el Hospital del Buen Suceso, o el Hospital Militar, donde atendería las urgencias del Real Servicio.

Años más tarde volvería a Betanzos, al Hospital de San Antonio de Padua, cuyo edificio alberga actualmente los juzgados. Allí intentaría recuperar la economía del complejo. Tras esto, regresaría, ya como Médico Titular a A Coruña, donde llevaría a cabo su labor de difusión de la vacuna. 

De la viruela al covid-19: 220 años de la primera vacuna coruñesa