Un problema grave que va a terminar derivando en violencia

|

Los responsables de las Fuerzas de Seguridad del Estado insisten una y otra vez en que Galicia es un territorio muy tranquilo. Y, tirando de estadísticas, es posible que sea así. Sin embargo, hay un problema que se está enquistado en las ciudades gallegas y es el de los okupas. Son muchos los barrios en los que la inseguridad se ha asentado coincidiendo con la presencia en ellos de viviendas okupadas. Y el problema es que la tensión va a más. Tanto que ayer mismo, en A Coruña, un hombre repelió con una barra de hierro el intento de allanar un local de su propiedad. Los usurpadores ya habían incluso cambiado el bombín de la cerradura. Es el recurso a la violencia que, si no se toman cartas en el asunto, cada vez va a ser más habitual. FOTO: vivienda okupada en un barrio de a coruña | aec

Un problema grave que va a terminar derivando en violencia