El dinero pesa mucho más que los colores

|

Resulta pasmoso ver como media España futbolera (la culé) llora la marcha de Messi mientras la otra media se congratula de la decisión sobre el futbolista argentino. Lo de esos últimos es más comprensible, al fin y al cabo, se va del equipo rival uno de sus mejores jugadores. Sin embargo, lo que ya resulta más difícil de comprender es que los primeros, los que sienten los colores blaugrana como propios, muestren su tristeza y comprensión hacia el futbolista. Y es difícil de asimilar porque, al final, Lionel Messi se va del Barcelona porque quiere cobrar más de lo que el equipo le puede pagar. No le importan los años de formación desde niño, ni las oportunidades que le dieron, ni tan siquiera el tratamiento médico que le sufragaron cuando su futuro todavía era una incógnita. Está claro que por encima de los colores está el dinero y lo peor es que lo aceptamos todos. FOTO: Messi, aún vestido del barça | aec

El dinero pesa mucho más que los colores