El Ayuntamiento de A Coruña duplica los agentes encargados de controles de tráfico

El control de la Policía Local se realizó en el acceso a Pocomaco | quintana
|

Después de un año como el pasado, en el que la movilidad se desplomó debido a la pandemia, y por tanto las actuaciones de tráfico de la Policía Local, ahora parece que el Cuerpo municipal está tratando de recuperar el tiempo perdido. La Unidad de Disciplina vial, la encargada de vigilar el cumplimiento de las normas, ha duplicado el número de sus efectivos (pasando a once agentes, a los que sumarán dos oficiales) y se ha lanzado a una campaña de controles de tráfico.

Hay que señalar que hasta fechas recientes, la Policía Local arrastraba un déficit de persona que se ha subsanado en parte gracias a nuevas incorporaciones. Eso ha permitido, entre otras unidades, aumentar la de Disciplina Vial, que hasta entonces solo contaba con cinco agentes. “Eso hacía muy difícil montar controles –explican fuentes municipales– porque se necesitan como mínimo dos coches”.


Los seis primeros meses del año se registró un descenso de
multas incluso con respecto a 2020 


Ahora no solo tienen personal, sino también nuevos vehículos tanto camuflados como rotulados, y se espera que muy pronto reciban material más especializado, como radares portátiles e incluso drones, una vez pasado el parón propio del mes de agosto. Pero hasta entonces, los agentes de Disciplina Vial (a los que se han incorporado también motoristas) se dedican a hacer más controles. Esta misma semana, se realizó uno de alcoholemia en Pocomaco.

Eso no significa que las demás unidades especializadas no hayan recibido también nuevos agentes, pero posiblemente la de Disciplina Vial es la que más ha crecido, y la que más se potenciará con el nuevo equipamiento.


Límite 30


Hay que recordar que hace poco que instauró el límite de velocidad 30 en toda la ciudad siguiendo la norma general, y que uno de los principales cometidos de la Policía Local es vigilar que se respete este nuevo límite. Ya se habían realizado algunos controles antes incluso de la incorporación de nuevos agentes, pero ahora es previsible que aumenten.

Hay que tener en cuenta que, comparado con el año pasado, la circulación en las calles de la ciudad parece haber recobrado la normalidad, pero el número de desplazamientos sigue siendo algo más bajo. En los seis primeros meses del año, el número de sanciones parece haber descendido en torno a un 5% con respecto a 2020. Es decir, que se han recogido algo menos de 18.000 sanciones. Fuentes municipales consultadas apuntan a diversos factores, entre los que puede encontrarse el hecho de que la movilidad todavía no ha llegado al 100%, pero se espera que eso cambie a la vuelta del verano, con el mes de septiembre.

El Ayuntamiento de A Coruña duplica los agentes encargados de controles de tráfico