El Ayuntamiento se muestra firme: se construirán viviendas en los muelles de San Diego

María García y Juan Díaz Villoslada, durante su comparecencia de ayer | quintana
|

El Gobierno local se reunió con su principal aliado en la oposición, la Marea Atlántica, para debatir sobre el futuro de los muelles. Presumiblemente, cualquier medida que el Gobierno de Inés Rey quiera llevar al pleno deberá contar con los votos de la Marea para ser aprobado, pero todavía hay muchas cosas que les dividen. Una de ellas es el futuro del muelle de San Diego: según su portavoz, María García, a la Marea le preocupan que, sobre los muelles de San Diego. “O silencio é atronador” igual que “ese silencio de Portos de Estado que A Coruña ten que aportar terreos e fondos municipais para financiar o Porto Exterior Pero para el concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada: “A cidade ten que vivirse é unha forma de vivirla é a través da vivenda”.

Ayer tan solo fue el comienzo del diálogo bilateral entre el Ayuntamiento y Marea (Vllloslada aclaró que los demás partidos no pidieron ninguna reunión) sobre el futuro de la fachada marítima de la ciudad tras el traslado de casi toda la actividad portuaria a Punta Langosteira. “E impropio que se aborde en solitario en un goberno en minoría”, advirtió García que constató diferencias importantes entre las dos formaciones.

En primer lugar, el Gobierno local declaró que está dispuesto a comprar hasta el 75% de los muelles de Batería y Calvo Sotelo (zona 1) para garantizar que sean públicos. A la Marea el plan le disgusta por varias razones: 1) considera que el terreno es público, cedido al puerto, y que debe serle devuelto a la ciudad; 2) no se cuestiona la condonación de la deuda que pesa sobre la Autoridad Portuaria (200 millones de euros) y 3) siguen vigentes los convencios de 2004, incorporados al PGOM, lo que implica una alta edificabilidad en los muelles. Por lo menos, en teoría.

García calificó de “carreria, a que estamos observando entre a Xunta e o Concello por ver quén se queda os peiraos mais bonitos e atractivos”.



Soluciones alternativas


Por su parte, Villoslada se esforzó por parecer razonable en lo que se refiere a la condonación de la deuda, que sanearía las cuentas del Puerto y dejaría de condiciona la venta. “Hai un escenario de máximos, que é a condonación, pero como esa opción non está encima da mesa, por parte das administracións competentes, temos que buscar solucións alternativas”. De ahí que se hayan ofrecido a comprar los muelles.

El edil reconoció que sobre el papel, el convenio de 2004, que permitía construir bloques de viviendas en todo el puerto sigue vigente pero prometió que “en su momento”, se abordaría la modificación del PGOM pero señaló que “a efectos prácticos”, estos convenios están superados por la aplicación de la legislación general.

Mientras que para la Zona 1 (Calvo Sotelo y Batería) el Ayuntamiento pretende hacerse con el 75% del terreno (y la Xunta parece dispuesta a conformarse con que el Ayuntamiento se haga con la mayor parte del terreno, con tal de que permanezca en manos públicas), la zona 2 (los muelles de San Diego) conservaría su “naturaleza portuaria). Es decir, que seguiría siendo un muelle de pesca y de otras actividades relacionadas con el mar (economía azul).



Planificación urbana


Pero no solo habrá actividad económica en San Diego y ese es el problema, por lo menos para la Marea. “Nós non reixetamos nunca nova planificación urbana á posibilidade de que exista algún uso residencial”, declaró Villoslada, que considera que tampoco lo haría ningún urbanista.

Otra cosa es, matiza el edil de Urbanismo, la intensidad de la construcción, que no será la prevista en 2004, en plena era de la burbuja inmobiliaria, que fue cuando se planteó el desarrollo portuario. “Las necesidades de vivenda de protección oficial ou de vivenda pública en réxime de alugueiro son oportunidadess que non podemos desbotar en San Diego”., se explicó.

En cuanto al protocolo para crear una gestora del terreno púbico entre Ministerio de Transportes, Adif, Portos do Estado, Autoridad Portuaria y Xunta, aseguró que está “moi maduro”. 

El Ayuntamiento se muestra firme: se construirán viviendas en los muelles de San Diego