La situación se nos está yendo de las manos

Manifestación de los negacionistas en San Sebastián | aec
|

En Málaga, dos policías resultaron heridos cuando intentaban evitar un macrobotellón en la playa. En San Sebastián, hace unos días, miles de personas se manifestaron por su derecho a negarse a vacunarse, a no llevar mascarilla y, por lo tanto, a incumplir todas las restricciones sanitarias impuestas por las autoridades. Miles de personas salieron a la calle en Francia e Italia contra las limitaciones a los no vacunados, que viven mayores restricciones que los inmunizados, y en Australia se produjeron 57 detenidos en las marchas de los críticos con los confinamientos. Es el panorama que nos deja una pandemia que cada vez nos tiene más hastiados a todos y, por lo visto, parece que la cosa, lejos de normalizarse, seguirá yendo a peor. Ahora mismo, la única esperanza que queda en buena parte del planeta es que la vacunación acabe por arrinconar al virus, pero mientras ese momento no llega sería bueno que intentáramos mantener la calma.

La situación se nos está yendo de las manos