El otro negocio de Carles Puigdemont

Carles Puigdemont, buscando fondos a la desesperada | aec
|

Parece que a Carles Puigdemont no le salen las cuentas. Es normal, pese a que el sueldo de eurodiputado es de esos que quita el hipo, el hombre tiene que mantener el casoplón de Waterloo en el que montó su cuartel general en el exilio, así que toda ayuda es poca. Ese debe ser el motivo por el que todos aquellos que quieran votar para elegir eso que han dado en llamar Asamblea de Representantes tiene que pasar antes por caja. Es requisito fundamental estar inscrito en el Consell y eso tiene un coste mínimo de diez euros. Y ya se sabe, tacita a tacita...

El otro negocio de Carles Puigdemont