Es bueno tener un “hot president”

Pedro Sánchez, de lo más sonriente | efe
|

No se sabe qué tal le habrá sentado a las ministras del Gobierno la cosificación que los norteamericanos han hecho de Pedro Sánchez. Lo único evidente es que, por su sonrisa permanente, al propio Sánchez no le ha importado mucho eso de que lo hayan bautizado como el “hot president” y mucho menos que lo tilden de ser el “Kennedy latino”. Es posible que Biden no lo reciba, pero es un consuelo saber que la sociedad norteamericana ya sabe quién es el presidente español, más allá del tipo alto que persiguió a Biden durante cuarenta segundos por un pasillo.

Es bueno tener un “hot president”