El éxito de la ministra más ecológica

Teresa Ribera, dando una conferencia | EFE
|

Es una suerte que el Gobierno haya decidido, en un gesto que demuestra su magnanimidad, rebajar el IVA de la luz. Es un consuelo sobre todo sabiendo que hoy mismo, el precio de la electricidad es el más elevado desde el año 2002. 101 euros costará el megavatio. Es cierto que los consumidores domésticos no llegarán a semejante consumo, pero también es verdad que poner la lavadora o mantener la nevera encendida, por eso de que no se nos echen a perder los cien gramos de choped que compramos ayer, le va a costar unos eurillos más. Unos eurillos que, por cierto, no se verán aliviados por esa rebaja tramposa del IVA con la que intentó tranquilizarnos la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Es de suponer que su ascenso a vicepresidenta se debe a lo bien que lo hace, y es que no hay nada más ecológico que recuperar las velas para la iluminación nocturna, algo que tendremos que acabar haciendo todos.

El éxito de la ministra más ecológica