La Cuesta de la Unión estrena su sentido ascendente de tráfico

Obreros rematan la señalización horizontal mientras el autobús estrena la dirección de la calle Nicaragua | Pedro puig
|

Desde primera hora de la mañana de ayer, los operarios del Ayuntamiento trabajaban en el cambio de señalización de la Cuesta de la Unión, de la calle Nicaragua y de un tramo de Pla y Cancela, para el estreno del cambio de sentido de la circulación.

Los empleados cambiaron la señalización horizontal y ajustaron los semáforos, en el cruce de Juan Flórez con la Cuesta de la Unión para, a mitad de la mañana, en torno a las 12.00 horas, aproximadamente, estrenar el cambio, bajo la atenta mirada de los propios operarios, de la Policía Local y de los usuarios que se encontraban por la zona.


La Cuesta de la Unión pasa a ser ascendente y Nicaragua en bajada, enfilando Marcial de Adalid 



Por lo tanto, desde ayer, la Cuesta de la Unión es de sentido ascendente, mientras que la calle Nicaragua será en bajada. Esto, según apuntaban desde el Ayuntamiento esta misma semana, evitará las maniobras “serpeantes” que se requerían antes para acceder a Marcial de Adalid, que ahora será una maniobra recta desde Nicaragua. La mejora, según afirmaban, mejorará también la circulación de los buses en este entorno.

Los primeros peatones en acercarse a la Cuesta de la Unión, cuando paseaban por Juan Flórez, bromeaban con el cambio de la circulación: “Uno ya no sabe para dónde tiene que mirar al cruzar, si para arriba o para abajo”, aseguraban entre risas.


Reformas


El entorno de la Cuesta de la Unión fue objetivo de reformas hace unos meses. Cabe recordar que en abril, tras realizar varias actuaciones sobre las aceras en la esquina con Juan Flórez, se hicieron varias pruebas para comprobar si los buses circulaban adecuadamente.


“Uno ya no sabe para dónde tiene que mirar al cruzar, si para arriba o para abajo”, bromeaban los peatones 



En estas pruebas se determinó que los buses giraban y encaraban la Cuesta de la Unión, pero que el margen de maniobra era muy justo. Esto dio lugar al polémico “limado” de la acera, que estaba recién reformada. Se adecuó esta parte peatonal, reduciendo una pequeña parte, para ampliar el tramo de carretera y facilitar así el paso de los buses de una manera más holgada.

Precisamente esas reformas del entorno de la cuesta con Juan Flórez, las que ahora permiten el cambio de circulación y que ampliaron ligeramente, además de renovar, la acera de esa esquina, costaron unos 220.000 euros, tal y como se cifraba en aquel momento.

La Cuesta de la Unión estrena su sentido ascendente de tráfico