Borja Jiménez pide a los jugadores ser “aviones”

El banquillo del Deportivo está en manos de otro técnico joven, de 36 años | quintana
|

Borja Jiménez se estrenó como técnico deportivista en la Ciudad Deportiva. Allí se citó con los jugadores para empezar la jornada de trabajo en el césped con una charla en la que participaron todos los integrantes de la plantilla que acudieron al entrenamiento, incluso aquellos que, acto seguido, continuaron con su preparación específica en el interior de las instalaciones de Abegondo.

La mañana había comenzado con el desayuno en ese mismo recinto, un circuito físico y el posterior entrenamiento en el césped. En el verde, la primera parte fue responsabilidad del preparador físico. Transcurrió en el cuarto campo de la Ciudad Deportiva.

“Agua y para acá, trae los balones rápido”. Jiménez ordenó así la transición entre el apartado físico y el táctico. El técnico dio las primeras indicaciones a los jugadores con una serie de ejercicios tácticos, fútbol en espacio reducido, para empezar a inculcar a los deportivistas el estilo de juego que quiere ver en el terreno de juego cuando comience la temporada.

En el reparto de los petos para distribuir a la plantilla hubo margen, incluso, para las bromas. El técnico se mostró cercano a los jugadores. Se metió con el bronceado de alguno y pidió juego en corto y en largo.
Les advirtió de la necesidad de “mirar” a los compañeros y, a la vez, sacar a relucir el “talento individual”. 


Fueron los primeros consejos, pero hubo más. Uno, clave para lo que se avecina, no tardó en salir de la boca del preparador abulense. “En los primeros segundos tras perder la pelota tenemos que ser aviones”, les dijo. Premió a Miku, que en su vuelta al Deportivo estuvo “bien, activado”. Solicitó al resto que se hablaran y vieran y les tuvo hasta las 12.15 en el césped.

Borja Jiménez pide a los jugadores ser “aviones”