“¿Qué hacéis llorando?”

La Roja se merece un aplauso | efe
|

Luis Enrique se encontró un vestuario hundido después del partido ante Italia y les preguntó a los jugadores lo mismo que cualquiera que haya visto la evolución del equipo durante la Eurocopa: “¿Qué hacéis llorando?”. Claro que entendemos las lágrimas por quedarse a un paso de la final, sobre todo cuando no están acostumbrados a la presión de las grandes citas, pero que no pierdan un segundo en lamentarse por su juego cuando han dejado patente que tienen el potencial para llegar a lo más alto. El seleccionador les dio un “sobresaliente bajo”. Es lo mínimo por hacer callar a todos sus detractores.

“¿Qué hacéis llorando?”