Si al Tour le vale, al resto, también

|

Necesitamos una chispa muy pequeña para provocar incendios y pasamos de indignados a turba vengativa en un abrir y cerrar de ojos. La mujer que provocó una caída masiva de ciclistas en la primera jornada del Tour está angustiada por la repercusión mediática de su metedura de pata y por las consecuencias, no solo judiciales. En estos días, ha recibido todo tipo de insultos e incluso amenazas por parte de aficionados y abusones que aprovechan cualquier ocasión para provocar miedo. Igual ya es suficiente castigo. Si el Tour ha decidido no denunciarla, el resto también debería dejar el tema. FOTO: Varios afectados por la caída | efe

Si al Tour le vale, al resto, también