Necesitado de aligerar peso

Claudio Beauvue, durante un entrenamiento de la recientemente finalizada campaña 20-21 en Abegondo | aec
|

El Consejo de Administración que encabeza Antonio Couceiro se ha planteado como una premisa fundamental en su proyecto reducir el presupuesto en la tercera categoría estatal del RC Deportivo.


En este sentido, la directiva ha diseñado una estratagema para desprenderse de aquellos futbolistas con nóminas profesionales más elevadas y que en el campo no han conseguido trasladar su caché.


La prioridad de los dirigentes blanquiazules radica ahora mismo en prescindir de hombres con salarios prácticamente inasumibles como Diego Rolan, Fede Cartabia, Claudio Beauvue, Uche Agbo o Celso Borges.

Los tres primeros finalizan contrato con la entidad de la Plaza de Pontevedra en 2022, por lo que el club coruñés aguarda poder ingresar sendos traspasos por ellos.


Diego Rolan ha declarado esta semana que es consciente de que regresar al Deportivo será imposible a tenor de la situación actual del equipo en una categoría como la Primera RFEF.


Cedido desde finales de enero al Pyramids egipcio, esta escuadra no hizo efectiva la opción de compra que poseía sobre el uruguayo, que debe buscarse acomodo en otras latitudes.


Fede Cartabia, por su parte, actuó en calidad de préstamo el pasado curso en el FC Shabab Al-Ahli de Dubai, equipo en el que a priori tampoco continuará.


El internacional con Guadalupe Claudio Beauvue posee un año más de vinculación profesional con el RC Deportivo, si bien no parece dispuesto a cambiar de aires, a pesar de que desde el cuerpo técnico deportivista se le ha transmitido que no cuentan con sus servicios de cara a la próxima campaña. Su futuro parece toda una incógnita. Más si cabe después del discretísimo papel jugado el pasado curso en Segunda B, con solo una diana en 15 envites.


Otros dos de los integrantes del actual plantel profesional blanquiazul que no han brillado ni mucho menos el ejercicio 20-21 son los mediocampistas Uche Agbo y Celso Borges.


El primero posee contrato hasta 2024 y a priori dispondría de más mercado debido a su paso anterior por grandes ligas europeas y a su edad, 25 años, y experiencia.


Por su parte, Celso Borges, que se encuentra concentrado desde hoy con Costa Rica para la Copa de Oro de la Concacaf, firmó el pasado verano por cinco cursos, con el compromiso de que en el momento en el que decidiese colgar las botas pasaría al ‘staff’ técnico deportivista.


Otra de las incógnitas del proyecto 21-22 será la continuidad de Keko Gontán.

Necesitado de aligerar peso