La legislación gallega incorporará el ciberacoso y otros tipos de violencia machista digital

Paula Prado se prepara para una comparecencia | aec
|

El Parlamento aprobó ayer iniciar la tramitación para introducir una modificación en el marco normativo gallego de violencia de género que reconozca como violencia machista aquella que se ejerce a través de las nuevas tecnologías, lo que incluirá conductas como el ciberacoso sexual y el “grooming” (acoso y abuso sexual online).


La toma en consideración de la reforma, presentada por el PPdeG y que fue aprobada por unanimidad, incluye aquellas conductas de violencia de género que se ejercen a través de las nuevas tecnologías, del correo electrónico, internet, sistemas de mensajería digital o de las redes sociales, “con la única finalidad de discriminación, dominación, control e intromisión sin consentimiento en la privacidad de la víctima”.


Además, se tipificará como violencia digital “con independencia de que el agresor guarde o no relación conyugal, de pareja, o análoga de afectividad en el presente o en el pasado”, aunque igualmente tendrán la consideración de actos de violencia digital contra la mujer los ejercidos por hombres de su entorno familiar, social, profesional o académico.


La mayoría de adolescentes

La propuesta, defendida por la viceportavoz parlamentaria de los populares en la Cámara gállega, Paula Prado, surge del aumento de este tipo de violencia en la que, “mayoritariamente, las víctimas son mujeres y fundamentalmente adolescentes” que, en muchas ocasiones, no reconocen como violencia estas actuaciones.


Prado señaló que los jóvenes normalizaron este tipo de conductas en la red, por lo que “no son capaces de ver lo peligroso” del asunto y tampoco el riesgo que puede suponer “pedir o enviar fotografías” que pueden derivar en “chantaje” hacia las víctimas y, por ello, es necesario legislar en este sentido.


Esta modificación, por tanto, servirá para identificar a estas víctimas, de forma que se ponga a disposición de ellas todos los medios y recursos precisos para su atención, además de poner en marcha políticas de prevención de la sextorsión, el “ciberbullying”, el “grooming” o el ciberacoso y abuso sexual a menores de edad”.


Así, Paula Prado ha lamentado que a nivel estatal todavía no se haya legislado al respecto de este tipo de violencia pese a que numerosos estudios ponen de manifiesto que los medios telemáticos, redes sociales y nuevas tecnologías se han convertido también en una herramienta ampliamente utilizada por los agresores para acosar, intimidar y vigilar a sus victimas.


Críticas a Sánchez

“Queremos ver la voluntad del PSOE en Madrid porque esto ya tenía que estar recogido en el Código Penal”, enjució la diputada del PPdeG, que censuró que el Gobierno de Pedro Sánchez, hasta el momento, “no ha hecho nada” frente a este tipo de violencia de género.


Por parte del BNG, la diputada Olalla Rodil ha destacado que esta modificación supone una mejora para la actual ley integral de violencia de género en tanto que camina hacia una adaptación a la “realidad actual” marcada en gran parte por el uso de las nuevas tecnologías.


Con todo, para la nacionalista es necesario que durante el proceso de tramitación en la Cámara regional el texto se “mejore” para no quedarse en una “visión coja” en la que se centre en dotar a la mujer de mecanismos de “autodefensa” y se obvie una interpelación necesaria a “los hombres” como parte de esta realidad. 

La legislación gallega incorporará el ciberacoso y otros tipos de violencia machista digital