Un partido y demasiados egos

Silvio Berlusconi, con la cara un tanto acartonada | aec
|

Dios los cría y ellos se juntan. Eso deben de estar pensando muchos millones de italianos después de saber que Silvio Berlusconi y Matteo Salvini, líderes de Forza Italia y de la Liga, respectivamente, están pensando en montar un partido para las próximas elecciones italianas. A ambos les une, por ejemplo, su amor por sentarse en el banquillo de los acusados y su desmedido ego, así que o dejan muy claro en los estatutos de la formación que pretenden crear quién sale en las fotos o poco va a durar una alianza que, según las primeras encuestas, seduce muy poco a los propios italianos.

Un partido y demasiados egos