Los casos activos y los ingresados están al nivel anterior al inicio de la segunda ola

|

Hace ya meses que resulta evidente que el área sanitaria de A Coruña-Cee ha conseguido doblegar la tercera ola del covid-19 –que en realidad en el caso coruñés sería la cuarta, pues hubo dos muy seguidas al final del año pasado con un leve periodo de recuperación que en el resto de Galicia y España fueron una única–, pero lo que está ocurriendo durante las últimas semanas viene a confirmar que el periodo de verano es la etapa en la que más fácil le resulta mantener bajas las cifras del coronavirus. Y es que después de las últimas reducciones de casos activos, contagios y presión hospitalaria, la zona sanitaria está ya en los mismos niveles de antes de que se desatase la segunda ola.

Los datos ofrecidos ayer por Sanidade revelan que en el área hay 342 casos activos de covid-19 (catorce menos que el día anterior), una cifra que no se conseguía desde el mes de agosto, precisamente cuando empezaba a aumentar la incidencia de cara a esa segunda ola y tras unos meses de junio y julio más tranquilos.


Los colegios no tenían tan pocos enfermos con covid desde la primera semana de clase



También se volvió a reducir ayer el número de hospitalizados que hay en los centros sanitarios de A Coruña-Cee, aunque es más correcto decir en el Chuac, puesto que ya es el único hospital en el que permanecen pacientes covid. Así, los quince ingresados (tres menos que el día anterior y dos de ellos en la UCI) son una cifra baja que no se alcanzaba desde que del 9 al 10 de agosto se incrementaron de 14 a 16.

Además, el Sergas confirmó 38 altas, que acumulan hasta 29.549 los curados del coronavirus, y 25 positivos detectados en las últimas 24 horas, es decir, un 0,90 por ciento de los más de mil test realizados. 


Es la primera vez desde el mes de agosto de 2020 que hay solo quince personas en los hospitales del área



En cuanto a la incidencia municipal, la ciudad de A Coruña está literalmente al borde de descender al nivel bajo de riesgo por el covid, ya que los 126 contagios detectados en los últimos 14 días dejan la cifra en 50,9 casos por cada 100.000 habitantes. La estabilidad es la nota predominante en toda el área, con grandes bajadas, como la protagonizada por Culleredo (de 65 a 48 casos) o la subida en Oza-Cesuras, que marca de 1 a 9 contagios y una incidencia de entre 50 y 150 casos.

Por su parte, los centros educativos del área metropolitana cerraron la semana con la cifra de afectados por el covid-19 más baja desde el inicio de las clases. Así, los 38 casos activos que hay entre escuelas infantiles, colegios, institutos y escuelas oficiales (nueve menos que los comunicados por Sanidade, Política Social y Educación el día anterior) son el número más bajo desde los 44 con los que terminaba la segunda semana de clases, allá por el 26 de septiembre.

Los casos activos y los ingresados están al nivel anterior al inicio de la segunda ola