El Berlanga "más poliédrico", capturado por la cámara de El Flaco en el MuVIM

El fotógrado José García Poveda, El Flaco, posa junto a la exposición 'Berlanga por El Flaco' en el MuVIM
|

Luis García-Berlanga (1921-2010) sonriendo a Elia Kazan, haciendo las paces con Juan Antonio Bardem, enganchado por un ataque de lumbago, bromeando al recibir un premio y otras escenas capturadas por el fotógrafo José García Poveda, El Flaco, descubren el lado "más poliédrico" del cineasta, y en ocasiones "el más gamberro", en una exposición del Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM).


"Berlanga no se termina nunca", han coincidido en la presentación de la muestra El Flaco, el director del MuVIM, Rafael Company, y el responsable de exposiciones del museo, Amador Griñó. Es por ello que la la propuesta 'Berlanga por El Flaco' amplía la exposición sobre el cineasta con motivo del centenario de su nacimiento y del año que lo homenajea, para poder ofrecer desde este viernes y hasta el 19 de septiembre una mirada "diferente",

En ella, ha explicado Company, "uno de los fotógrafos indisociables de la realidad valenciana" refleja "centenares de caras del Berlanga más poliédrico". En ese sentido, en palabras de Griñó, la exposición no solo retrata al cineasta, sino que es una oportunidad de "reencontrarnos con obras del arte casi alquímico que era la fotografía analógica".


El Flaco retrató el paso por la Comunitat del director desde los años 80 hasta su muerte, en diferentes eventos y ocasiones, y entabló con él una "buena relación". "Siempre que le pedía algo me posaba", ha explicado, que recuerda al cineasta como "un tipo que se hacía querer".


Empezó a buscar material cuando Berlanga murió y se le rindió homenaje en la Mostra de València, buceando entre los cerca de 200 negativos que había capturado durante décadas, muchas de ellas imágenes robadas. Cuando escogió sus momentos preferidos del artista, los completó con frases suyas y diferentes pasajes de libros y prensa.


LA HISTORIA DETRÁS DEL RETRATO
Muchas de esas imágenes esconden detrás historias de las que El Flaco habla con cariño, como la elegida para el cartel de la muestra, donde Berlanga acerca el premio Turia a su oreja como si colgase de ella. El galardón "era un peso de tres kilos", ha detallado, y Berlanga no pudo recogerlo en la entrega, así que se el equipo de Cartelera Turia se reunió después con Berlanga en el Astoria para dárselo. "Le llevé el peso y dijo '¿esto qué es?, ¿para ponérmelo de pendiente?'", ha relatado.


Otra de sus fotografías favoritas de la exposición data de 1994, en un evento en la Filmoteca de València en el que Berlanga y Juan Antonio Bardem posan juntos sonrientes, años después de dirigir juntos 'Esa pareja feliz' y de enemistarse. "Estaban peleados" y coincidieron en ese evento, ha explicado el fotógrafo, pero cuando se vieron "estaban contentos de encontrarse". El Flaco titula la instantánea: 'Berlanga hace las paces con Bardem'.


También capturó, como se puede ver en la exposición, el final de rodaje de 'París-Tombuctú, con Berlanga "sentado bromeando sobre la bicicleta". Una secuencia de fotografías que acaba con el cineasta riendo. "Se quedó enganchado, le dio lumbago", ha recordado El Flaco.


Otras de las instantáneas de El Flaco muestran a Berlanga visitando la falla Na Jordana, disfrutando de una sobremesa, participando en La Mostra y rodeándose de muchas personalidades tan diferentes como Elia Kazan, Marco Ferreri, Rafael Azcona, Miguel Picazo, Rita Barberá, Amparo Soler, Bárbara Gandia y Francis Montesinos.


El Flaco acompaña estos momentos con citas y pasajes que recuerdan el ingenio mordaz del cineasta, como el de Saza en 'Todos a la cárcel': "¿Sabéis lo que os digo? Que se vaya todo al carajo, la empresa, la familia y el país entero. ¡Que os den morcilla!".


E incluye palabras del propio Berlanga: "Yo he dicho siempre que esta sociedad es una mierda pero, por desgracia, mi cine y yo navegamos en el barco de esta sociedad. Puede que no sepa dar un golpe de timón a este barco, pero por si acaso, lo que hago es mear siempre en el mismo sitio, a ver si consigo abrir un agujero por el que se termine hundiendo el barco".


El Berlanga "más poliédrico", capturado por la cámara de El Flaco en el MuVIM