Ni James Bond se habría enterado

|

boris Johnson es amigo de los titulares. Vamos, que le gusta más una cámara que a un tonto un chupachups. Sin embargo, ha optado por la discreción para lo que se supone que puede ser uno de los actos más imporantes de su vida, su boda con Carrie Symonds. “El primer ministro y la Sra. Symonds se casaron ayer por la tarde en una pequeña ceremonia en la catedral de Westminster”, anunció el portavoz de Downing Street ayer. Incluso el capellán de la catedral, el padre Michael Donaghy, admitió que ni siquiera él conocía la identidad de los novios VIP hasta que todo terminó. Eso es secretismo. FOTO: la feliz pareja | Rebecca Fulton/Downing Street vi / DPA

Ni James Bond se habría enterado