Gallego teme que Inés Rey quiera reeditar el “funesto” bipartito con el BNG en el próximo mandato

Rosa Gallego, durante su comparecencia de ayer | pedro puig
|

El Gobierno de Inés Rey cumple el mes que viene dos años de existencia. En este tiempo han tenido lugar muchos acontecimientos, y no todos ligados a la pandemia, así que los partidos de la oposición se han puesto a hacer balance. Ayer fue el turno del PP, cuya portavoz, Rosa Gallego, que señaló que “Inés Rey lleva dos años muy cómodos, viviendo de rentas, de viento favorable mediático, al haber duplicado el dinero en publicidad”. En opinión de Gallego, la principal virtud de Inés Rey es que gobernó después de la etapa “desastrosa” de la Marea Atlántica. “Cualquier gobierno lo habría hecho mejor después de Manuel Ferreiro”, añadió Gallego, que teme que el objetivo de Inés Rey sea “reeditar el funesto bipartito” con el BNG en 2023.


Pero la realidad, tal y como la percibe Gallego, es que A Coruña sigue sin ser un polo de atracción, una ciudad de referencia, como habría sido durante los cuatro años del Gobierno popular de Carlos Negreira. Criticó que no hubiera asistido a la Feria de Turismo en Madrid. “Es algo inédito, porque es tradicional que vayan los alcaldes para promocionar la ciudad”.


Según el PP, no existe tanta diferencia entre estos dos años de Inés Rey y los cuatro de la Marea Atlántica, en lo que se refiere a proyectos inconclusos. La portavoz popular citó a Remanso (que está siendo reformado), el polémico complejo deportivo de O Castrillón, el mercado de Monte Alto... La mayoría licitados en la época de Negreira pero siguen terminarse.


Gallego mencionó que el Ayuntamiento recaudó tres millones más el año pasado que en 2019, mientras que por la ciudad crece la inseguridad y los casos de okupas, así como protestas de policías locales, abandonos de los barrios, y negocios cerrados incluso en lugares emblemáticos como la calle Real o San Andrés. “Un estudio dice que son más de 1.200 cerrados en la ciudad”, denuncia.


Enchufes

Gallego acusó a Rey de “enchufismo” puesto que escogió para la jefatura de Seguridad Ciudadana a una inscrita en su lista electoral y otra jefatura a una persona que desempeñó un alto cargo en el bipartito de al Xunta. “Lo que hay es menos diálogo, menos transparencia y menos presupuestos porque unilateralmente decidió que no los habría”, recordó.


Entre los reproches del PP se incluyen enmiendas rechazadas y expedientes denegados. “Con nosotros no negocia, lleva los asuntos a plenos extraordinarios para que simplemente votes. Al despacho de Ferreiro fui varias veces. Al de Inés rey, ninguna”, manifestó.


En cuanto el BNG, también jugaría a reeditar el bipartito. “Ahí, callados, porque da igual lo que voten (solo tienen dos concejales) haciendo una oposición también cómoda porque lo fían todo a un bipartito en 2023, un bipartito tan funesto y de tan mal recuerdo para los coruñeses”, declaró. 

Gallego teme que Inés Rey quiera reeditar el “funesto” bipartito con el BNG en el próximo mandato