El muerto pasó a ser un ser muy vivo y muy coleante en tres años

|

EL Deportivo pre-edad de oro era un desastre; hasta dieciocho años se pasó sin pisar Primera División. Lo intentaba y lo intentaba, pero nunca lo lograba. Había aficionados que habían llegado a la mayoría de edad sin haberlo visto jugar contra el Madrid o contra el Barça. Novacaixagalicia, Novagalicia Banco o como se llamase aquello era otro desastre. No habían sido necesarios ni dieciocho años desde la fusión de las cajas para que cheiraase a morto. Entonces surgió Escotet, al que por aquí nadie conocía, y la situación empezó a cambiar. Hasta el nombre varió; pasó a llamarse Abanca y se transformó en un ejemplo para todos y para todo. Ahora, al cabo de tres años, Escotet, el padre del milagro, ha ascendido a presidente de la entidad. Era de justicia que así sucediese. FOTO: juan carlos escotet | aec

El muerto pasó a ser un ser muy vivo y muy coleante en tres años