Un regalo de lo más extraño

|

Es casi un milagro que, a estas alturas, Kate Middleton y el príncipe Guillermo sean pareja. Y en esta ocasión nada tiene que ver la enrevesada vida de Palacio ni las complicadas relaciones que rigen en la familia real británica. En este caso,  la culpa es del propio Guillermo que, por sus actos, demostró que tiene una sensibilidad cercana a la de un cardo. Resulta que cuando apenas llevaban unas semanas siendo novios, al bueno de Guillermo no se le ocurrió nada mejor que hacerle un regalo a Kate y, para tan señalada ocasión, eligió unos prismáticos. Aún es hoy el día en el que Kate se pregunta el motivo de semejante presente. FOTO: Kate middleton, sin prismáticos y riendo | aec

Un regalo de lo más extraño