Un gran embajador para Galicia

|

no le falta razón a Feijóo cuando asegura que Galicia estaría encantada de recibir al rey emérito. Al fin y al cabo, hay que reconocer que don Juan Carlos siempre tuvo fama de saber vivir muy bien y es normal que cuando entró en la mejor etapa de la vida, la jubilación, decidió que no había mejor lugar para dar descanso a sus machacados huesos que Sanxenxo. Hay que reconocer que a la localidad le sobran embajadores, ya que Amancio Ortega es otro de los asiduos en su puerto, pero es cierto que la buena publicidad nunca sobra y cualquier excusa para atraer visitantes, y más ahora, es buena. FOTO: Juan carlos I | aec

Un gran embajador para Galicia