Cameán renunció a jastar pista en Santa Margarita

|

SE echó de menos a la pseudopeletera Silvia Cameán, musa del sector pijo de la Marea, nasía pa’ganá. Se había hecho una habitual del dancing en Santa Margarita, donde cada año se celebra la fiesta de fin de curso de los participantes en los programas de envejecimiento activo de los centros cívicos. Nunca se supo si el baile empezaba con un “¿Nena, bailas?” o “¿Señor, baila?”. Todo dependía de quién tomase la iniciativa, lógicamente, pero ella se arrancaba y jastaba pista. El ambiente era similar al de aquellas fiestas de la tercera edad por las que devecía Fraga y que montaba cuando se acercaban unas elecciones para intercambiar música y empanada por votos. La posmodernidad renegaba de esas romerías, pero por lo que se ve ha cambiado de gustos y las mantiene bien vivas. ¡Ah!, que a lo mejor como todavía falta un año para las municipales no era cosa de iniciar ya la precampaña... pues también puede ser. Y además así se evita que algún danzante le pregunte cómo es capaz de hacerlo tan mal como concejala. ¡Menuda estratega! ¡Qué bien asesorada está! FOTO: el baile de santa margarita al que lató cameán | patricia g. fraga

Cameán renunció a jastar pista en Santa Margarita