La jugada maestra que, al final, puede ser un gran fiasco

|

A Iván Redondo, ese gurú que habita en Moncloa, parece que le puede haber salido el tiro por la culata. La justicia ha determinado que no decidirá si aplaza las elecciones catalanas hasta el próximo ocho de febrero. Es decir, a seis días de la cita con las urnas y en plena campaña electoral. Y, ¿dónde está el error de cálculo? Pues en que si, al final, la pandemia va tan descontrolada como para aconsejar que se aplacen los comicios, Illa, el flamante candidato de los socialistas y al que las encuestas ya le dan una victoria fácil, se quedaría en un limbo extraño, en el que ya no sería ministro, puesto que tendría que renunciar al iniciarse la campaña y tendría que jugar solo con la baza de candidato para convencer a los electores. Vamos, todo un galimatías. FOTO: salvador illa, ministro y candidato | aec

La jugada maestra que, al final, puede ser un gran fiasco