Un nuevo Día de la Victoria cargado de simbolismo

|

tan simbólico que es imposible que no pase a la historia, el Reino Unido celebró ayer su V-day (día de la vacuna) con una Maggie de noventa años y un William Shakespeare como protagonistas. Ella, extrabajadora de una joyería y con cuatro nietos, ha lanzado el eslogan perfecto para concienciar a la población: “Si yo puedo ponérmela con 90 años, entonces tú también”. Él, que solo por su nombre ya resulta memorable, es además un veterano de la Royal Navy y el más adecuado para hablar de un segundo V-day, recordando el Día de la Victoria de la Segunda Guerra Mundial y verbalizando el juego de palabras alrededor del cual se puede montar una campaña de publicidad entera. No faltaron ni el primer ministro ni un secretario de Salud que no pudo contener las lágrimas antes de lanzar una proclama para los posteridad: “Estamos ante un triunfo de la ciencia y el ingenio humano”. Ojalá sea así y la administración de la vacuna –en este caso la de Pfizer, esa que también se espera que llegue a España– sea el principio del fin de la pandemia. FOTO: william shakespeare recibe su vacuna en el hospital de coventry | EFE

Un nuevo Día de la Victoria cargado de simbolismo