Una lección de humildad al Barça

|

cuando uno está acostumbrado a que el mero hecho de pronunciar su nombre ya infunda temor en los rivales suele pecar de soberbia. En los días previos al encuentro con el Bayern desde las filas del Barcelona no se dejó de hablar, con cierto tono de superioridad, de que los alemanes se iban a enfrentar al mejor equipo del mundo, en el que milita el mejor jugador del mundo. Que el conjunto de Múnich hubiese hecho una temporada prácticamente perfecta, frente a la muy mejorable de los culés, no les parecía argumento suficiente como para mostrar un poco de humildad. Igual ocho goles les convencen más. FOTO: messi, abatido | efe

Una lección de humildad al Barça