La Navidad, más adelantada que nunca

|

Es de lo más comprensible desear que este año termine lo más pronto posible, pero colocar las luces de Navidad en las calles y los turrones en los supermercados en la segunda quincena de octubre es un exceso. Aunque no tengamos muchas ganas de que nos recuerden las celebraciones que no podemos hacer, hay que respetar el calendario. Y ahora tocan castañas y buñuelos. Y calabazas, a los que les vaya el estilo americano. Para los dulces navideños ya habrá tiempo. Y en el peor de los casos, el del confinamiento, seguro que entran el grupo de los productos de primera necesidad. FOTO: betanzos ya tiene su alumbrado | aec

La Navidad, más adelantada que nunca