La conjura de los morosos da la risa

|

DAVID Bruzos, líder de Entre todas, la candidatura crítica a la dirección de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, argallada entre Tone Gómez-Reino, el vicario de Pablo Iglesias na terra, y los alcaldiños, aprende rápido. Igual hasta venía aprendido de casa. El caso es que ha calificado de trama en su contra la denuncia realizada por el exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luis Villares de que siete parlamentarios, cinco de ellos casualmente de Podemos, no donan parte del sueldo al partido instrumental, pese a haberse comprometido a ello. ¡Qué simpático Bruzos!, ahora a faltar a la palabra dada le llaman contubernio. Pero mejor aún ha sido lo de Carmen Santos, la antecesora de Tone, y una de las incumplidoras que al verse cachada no se le ha ocurrido nada mejor que reclamar que la Xunta aclare los gastos de viajes, alojamiento y manutención de algunos de sus miembros. Provocó gargalladas incluso entre sus compañeros. En cambio, a los integrantes de la Marea, nasía pa’ganá, no les hizo ni pizca de gracia que se hable tanto de fiscalizar; a ver si alguien va a pedir cuentas de cuando van polo mundo adiante de networking. FOTO: David bruzos, martiño noriega y antón sánchez | efe

La conjura de los morosos da la risa