La campaña pepera contra los okupas

|

UNO de los Jordis, el apellidado Sánchez, si no pasase tanto frío como dice que pasa en Soto del Real, ciudad de vacaciones, debería estar preparando ya una demanda por plagio contra el PP de A Coruña. Los peperos –¡ay! como son los peperos!– no dejan de dar la matraca con que la Marea, nasía pa’ganá, boicotea el proyecto del Gobierno para la okupada Comandancia de Obras. La matraca era una exclusiva del jefe de la Assemblea Nacional Catalana, así que ya está tardando en emprender acciones legales, porque a la xente do común, pacifista por naturaleza, nunca en la vida se le ocurriría torpedear nada. Que los okupas son coleguitas suyos, qué importa; que Xiao Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–, que hizo sus pinitos como okupa en su juventud, antes de disfrutar de despacho y sueldo oficial, qué importa. Los mareantes son legales... Que se lo pregunten precisamente a los okupas de La Insumisa –denominación liberadora para las antiguas dependencias militares–, que jurarán y perjurarán que todo lo que se diga contra el alcalde y sus mariachis no es más que eskarnio y madizer. FOTO: exterior de la insumisa, en otro tiempos la comandancia de obras | aec

La campaña pepera contra los okupas