Una vuelta atrás en la política que será beneficiosa

PACO Vázquez, el coruñesismo hecho hombre, tenía las ideas muy claras en un feixe de asuntos. Era un enamorado del diálogo institucional, una pasión a la que le extrajo grandes réditos. No solo dialogaba con don Manuel, por aquel entonces presidente perpetuo de la Xunta, sino también con los ministros del Gobierno. De hecho, la colaboración le valió al todopoderoso Caballero, don Abel, –en aquella época menos poderoso– el reconocimiento como Hijo Adoptivo de la ciudad. Sin embargo, el dialogo institucional se fue perdiendo tras la mudanza de Vázquez al Vaticano  hasta quedar totalmente enterrado durante los últimos cuatro años, que “casualmente” coincidieron con el período durante el que gobernó la Marea, nasía pa’ganá. El relevo en la Alcaldía ha supuesto una vuelta a la moda vazquista e Inés Rey y Alberto Núñez Feijóo ya se han reunido para restablecer la colaboración entre el Ayuntamiento y la Xunta. Pocas veces fue beneficiosa una vuelta atrás en la política, pero en esta ocasión da la impresión de que sí lo va a ser. ¡Qué pena los años perdidos! FOTO: alberto núñez feijóo e inés rey | javier alborés

Una vuelta atrás en la política que será beneficiosa

Te puede interesar