El doble blindaje de Bruzos como futuro voceiro mareante

|

DAVID Bruzos no tuvo mucho tiempo para darse cuenta de lo importante que es viajar para desasnarse. Salió elegido diputado en los tiempos en los que la moda en España era votar cada dos días y solo pudo hacer unos cuantos desplazamientos a Madrid, pues a la conclusión de la nanolegislatura no fue capaz de renovar su escaño en el Congreso. Ahora intenta de nuevo tocar pelo y lo tocará, ya que Tone Gómez-Reino, el vicario de Pablo Iglesias na terra, ha puesto en él todas sus complacencias y lo ha colocado de número uno de la lista alternativa al ex juez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares. O sea, será el futuro voceiro de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué. Ha colonizado la candidatura con podemitas, una guardia de corps perfecta, pero por si era poco le ha regalado el número dos a Oriana Méndez, la hija de Méndez Ferrín, santón jurásico del nacionalismo de la nazón de Breogán y promotor de boxeo, que ya ha exhibido la potencia de los puños de las mocedades de la FPG en algún cumio de la xente do común. No va a haber quien le tosa a Bruzos. FOTO: david bruzos, durante la presentación de su candidatura, entre todas | aec

El doble blindaje de Bruzos como futuro voceiro mareante