Stop Desahucios toma la Concejalía de Servicios Sociales en demanda de otro piso para Aurelia Rey

stop desahucios se trasladã³ desde casa de aurelia a la oficina de servicios sociales javier alborã©s
|

Lo que iba a ser un rápido trámite burocrático se convirtió ayer en una acampada improvisada en la sede de la Concejalía de Servicios Sociales en Fernández Latorre. Una treintena de miembros de Stop Desahucios, además de varios concejales de la oposición, permanecieron durante casi siete horas y bajo custodia de la Policía Local en las instalaciones a expensas de que el edil Miguel Lorenzo los recibiera.

Una treintena de activistas pasaron siete horas en el local para exigir una reunión con Lorenzo

\“Nós non viñemos hoxe a ocupar a oficina do Concello, viñemos a pedir solucións, explicacións e responsabilidades aos responsables de Servicios Sociais por todo o que ten acontecido co caso de Aurelia\”. Así resumía Sara Martínez, una de los representantes que los activistas eligieron para mantener un encuentro con el responsable de la concejalía, Miguel Lorenzo, lo acontecido en el día de ayer. \“Si viñéramos a acampar viríamos preparados\”, puntualizó su compañero, Adolfo Naya.

Recordando que se van \“a encargar de que o señor Lorenzo dimita\” –también pidieron la renuncia del alcalde, Carlos Negreira–, ambos dieron por finalizada una protesta social que comenzó tras el anuncio de que se paralizaba la orden de lanzamiento contra la anciana de 85 años Aurelia Rey en el propio portal de Padre Feijoo.

interlocutor en la policía

De forma improvisada, los miembros de Stop Desahucios comenzaron ahí, en torno a las 10.00 horas, una corta peregrinación hasta Fernández Latorre. Su demanda era, y lo sigue siendo, mantener una reunión con el concejal responsable del departamento para buscar una nueva vivienda para Aurelia. Pero los funcionarios del servicio se retiraron y fue el jefe de la Policía Local, José Antonio Brandariz, el único interlocutor posible. Lorenzo indicó, por boca del agente, que \“bajo coacción\” y chantajes no hablaría con nadie.

Ante la negativa a recibirlos, incluso a los dos representantes que se nombraron tras una sugerencia policial que dio lugar a malentendidos, la espera se alargó hasta las 17.00 horas. Tampoco la concejala del BNG María Xosé Bravo –que se encerró junto a sus compañeros Xosé Manuel Carril y Avia Veira, y al portavoz de EU-Os Verdes, César Santiso– logró un acuerdo con Lorenzo. Este le aseguró vía email que no podía fijar una hora para una reunión porque no tenía a mano sus agendas.

En un clima de convivencia pacífica y un trato ejemplar por parte de los agentes, tal y como resaltaron desde Stop Desahucios, fue Brandariz el único que tomó la palabra. Ordenó desalojar la oficina en varias ocasiones pues se estaba \“alterando o normal funcionamiento dun servizo municipal e isto está tipificado como un delito\” de desorden público. Pero Carril le recordó que \“os funcionarios se retiraron por vontade propia\”.

Brandariz sumó otros dos delitos: desobediencia y permanencia en instalaciones públicas tras su cierre. \“Non discutimos se a norma é xusta ou inxusta, nós teremos que facer o noso traballo pero prefiro non facelo e que saiades vós\”, zanjó. Una inusual asamblea decidía a las 17.00 horas abandonar el edificio.

Stop Desahucios toma la Concejalía de Servicios Sociales en demanda de otro piso para Aurelia Rey